Hablemos de carencias afectivas

Hablemos de por qué siempre que se desatan mis tinieblas y salen a la luz mis carencias afectivas apareces tú en mi mente.

Comentemos tomando una cerveza la posibilidad de olvidarlo todo y de lo absurdo que suena.

Imaginemos lo perdidos que estaríamos si no nos hubiese ayudado
hacernos tanto daño.

Invítame a un trago o a un tango barato, a bailar sin bajar del taburete,
a pintar en el retrete, a subirnos a la parra y a no querer morir cuando la cabeza nos estalla en la barra.

Vamos a volver a jodernos de frio echando el rato en los portales,
a reírnos de todos los mortales que aún creen en el amor, a ir a ciegas.

Mírame, como cuando sabes que no tengo razón y me besas,
como cuando se me ve el miedo
y me arropas con tu cuerpo
ausente de afecto.

Regálame abrazos que potencian mis creencias y camuflan las carencias.

Ríete, ríete de verdad,
como lo hacías conmigo,
vamos a volar leyendo a Bukowski, Lorca y Neruda, a esas noches de whisky en las que estaba desnuda sin quitarme la ropa, a brindar solo con el hielo de la copa.

Volvamos a ser nosotros dos sin medias tintas, ni miedos tontos, a ser la crítica de tantos.

Dejame escuchar tus historias hasta que se vaya la luna, aunque resulten ser ficción, cántame con la voz ronca alguna canción de cuna y baladas tristes de ojos verdes aceituna.

No dejes que cuente está historia que habla de irme o quedarme,
de buscar otra vacuna y dejar de deprimirme cuando teniéndote lejos solo veo los reflejos de un desastre que hoy ayuna, me pregunto dónde está el cuento que me creaste, tanto daño nos hicimos y tan sola me dejaste que ahora pienso que me pierdes y no me invade la agonía, “pobrecillo” pienso luego, tiene tanta tontería y aunque es difícil todavía tomar una decisión, la cama es bastante fría y tú ausencia hoy se notó.

Ven ya y hazme lo que quieras
sabiendo que en la mañana,
Cuando el sol traiga otro día, nos marcharemos sin drama a ser parte de la llama que el recuerdo nos creó.

“Porque en las noches de frio tu recuerdo es la mejor hoguera que podrían prenderme. “

Anuncios